Un fertilizante básico para el abonado de cultivos y praderas

La necesidad de fertilizar con azufre

El azufre se ha convertido en la actualidad en un fertilizante básico para el abonado de cultivos y praderas. Pese a ello, actualmente no se está aplicando de manera regular en los campos.

A día de hoy la carencia de azufre en las plantaciones es generalizada. Así, por ejemplo, en el Reino Unido se ha llegado a obtener medias de aumento en la respuesta de rendimiento de sulfato del 6% en cultivos de trigo de invierno, habiendo llegado en casos a incrementos del 30%. En cultivos de la familia de las brasicáceas los beneficios pueden ser aún mayores, con ensayos en cultivos de colza de invierno que demuestran incrementos en la respuesta de rendimiento del orden del 80%.

Se ha publicado recientemente por HGCA un estudio en el Reino Unido al respecto Sulphur for cereals and oilseed rape 

% ÁREA DE CULTIVOS EN GRAN BRETAÑA ABONADOS CON AZUFRE
% ÁREA DE CULTIVOS EN GRAN BRETAÑA ABONADOS CON AZUFRE

A pesar de todo, la aplicación de azufre en los cultivos sigue siendo baja. Únicamente el 42 % de los cereales recibe aplicaciones periódicas de dicho nutriente. En el caso de la colza sólo se aporta el sulfato necesario al 65 % de los cultivos. Pese a ser posible que prácticamente todo tipo de cultivos puedan beneficiarse del mismo, su aplicación se ha visto restringida hasta la fecha por la falta de un fertilizante competitivo de fácil aplicación.

La aplicación de abonos sulfatados en los campos y prados de los países industrializados históricamente no ha sido necesaria. La combustión del carbón proporcionaba el suficiente azufre vía deposición atmosférica.

Las actuales regulaciones medioambientales han limitado dichas emisiones en gran medida. Como resultado, amplias zonas de cultivos son deficitarias en azufre, especialmente aquellas con suelos arenosos y baja concentración de lluvias.

EMISIONES DE AZUFRE (COMO SO2) EN ALGUNOS PAÍSES DE EUROPA OCCIDENTAL
UNECE/EMEP, 2010
EMISIONES DE AZUFRE (COMO SO2) EN ALGUNOS PAÍSES DE EUROPA OCCIDENTAL

Nitrógeno (N) y azufre (S) son constituyentes esenciales de las proteínas vegetales y animales. Dado que en la actualidad el azufre no se encuentra libre en la atmósfera, éste debe ser aplicado como fertilizante, a fin de garantizar la calidad y cantidad de las cosechas.

Leguminosas, tales como guisantes, judías o alfalfa, las cuales se aprovechan el nitrógeno atmosférico, están a día de hoy privados de forma similar del azufre, por lo que deberíamos responder con una fertilización sulfatada a dicha falta.

Este folleto les presenta un fertilizante en base a sulfato, Polisulfato™. Es un nuevo producto de minería producido en el Reino Unido, con un contenido del 48% SO3, siendo una fuente de sulfato fiable y de inmediata disponibilidad.