Azufre en suelo y plantas

El sulfato se comporta como el nitrato en el suelo.

En la planta tanto el nitrógeno como el azufre son componentes esenciales para conseguir el bloqueo de las proteínas. La deficiencia del azufre reducirá severamente la eficiencia del uso del nitrógeno y limitará la síntesis de las proteínas.

El azufre sólo puede ser tomado por las plantas desde soluciones en suelo como forma de sulfatos. Al igual que en el caso de los nitratos, puede haber pérdidas de azufre por lixiviación. Se recomienda la aplicación de fertilizantes sulfatados en primavera ya que es en este momento cuando la planta puede tomarlo en su momento de crecimiento activo, al igual que en el caso del nitrato. El azufre es requerido junto con el nitrógeno para la formación de proteínas y deben de ser aportados en momentos similares.

El sulfato se comporta como el nitrato en el suelo


Azufre elementalAzufre elemental

Mientras el fertilizante sulfatado está disponible para el cultivo de manera inmediata, el azufre presente en forma elemental debe transformarse en sulfato mediante actividad bacteriana en el suelo antes de poder ser absorbido por la planta. El tiempo necesario para llevar a cabo la oxidación es impredecible pudiendo llegar a requerir de varios meses, por lo que si el cultivo necesita azufre éste puede no estar disponible en el momento requerido.

Síntesis de proteína

El azufre es necesario en muchas de las funciones de crecimiento de las plantas – al igual que el nitrógeno, es un constituyente esencial de las proteínas. Existe, por ello, una estrecha vinculación entre las cantidad de nitrógeno y azufre en los cultivos, tomándose como referencia la proporción de 1 kg de azufre (2.5 kg SO3) por cada 12 kg de nitrógeno.

ABSORCIÓN DE SO3 EN TRIGO, PATATA Y COL DURANTE LA FASE DE CRECIMIENTO
ABSORCIÓN DE SO3 EN TRIGO, PATATA Y COL DURANTE LA FASE DE CRECIMIENTO

En cultivos de brasicáceas como la colza, la col y la berza requieren mayores aportes de sulfato. Dichos cultivos necesitan cantidades adicionales de azufre para la producción de glucosinolatos, los cuales son utilizados como mecanismos de defensa de las plantas.

Una vez absorbido por la planta y, a diferencia de lo que ocurre con el nitrógeno, el azufre no migra a lo largo del sistema de transpiración ni puede despazarse de las hojas más viejas. Esto hace necesario un aporte continuo y suficiente en los suelos a fin de poder satisfacer todas las necesidades para el correcto crecimiento de los cultivos.

Deficiencias de azufre en los cultivos pueden apreciarse por el amarilleo de las hojas nuevas, lo cual contrasta con el amarilleo de las hojas más viejas propio de una deficiencia de nitrógeno.

La deficiencia de azufre en la colza puede dar una tonalidad púrpura y hacer que las hojas nuevas se volteen hacia arriba, retrasando y prolongando el tiempo de floración, palideciendo el color de las flores y dando vainas más pequeñas.